La sociedad decente que soñó Gerardo Molina

Recordar a Gerardo Molina en su nacimiento convoca a los colombianos a una reflexión sobre los que significan las emociones políticas.

En el mes de su nacimiento (Cláritas, 6 de agosto de 1906), conmemoramos la figura de este jurista íntegro, quien movido por su deseo de cambiar al país promovió en sus escritos y declaraciones un debate nacional, para que el mismo girase en torno a una gran preocupación, que las democracias liberales no han podido resolver: el problema de la exclusión y la necesidad de controlar en una sociedad decente emociones provocadoras utilizadas comúnmente por los políticos y que minan y desestabilizan el principio elemental de la igualdad de las personas.

Para los tiempos que corren es un imperativo recordar la figura de Gerardo Molina quien luchó permanentemente contra toda imposición dictatorial o contra patrocinios mal dirigidos que provocasen la exclusión de las minorías.

El compromiso de Gerardo Molina con la igualdad de libertad de los ciudadanos fue asumida especialmente por la Universidad Libre en Colombia quien a través de su cátedra que lleva su nombre y publicaciones reconoce que la cuestión de las emociones políticas es connatural a los principios de justicia y que es necesario que el país aborde debates permanentes para que no olvide la tendencia azarosa de provocar la exclusión entre los colombianos.

Pero además de constituirse como referente en la defensa de las libertades y de la igualdad Gerardo Molina fue un educador. Un educador innovador que trascendió por sus innumerables reformas a la educación y por promover el libre acceso de los ciudadanos a la misma. Gerardo Molina desde su rectorado en la Universidad Nacional o en la Universidad Libre promovió la creación de facultades e institutos de educación, ingeniería, psicología, ciencias económicas entre otros y la necesidad de cercanía a la región, impulsando la apertura de extensiones o regionales. Su estilo como siempre exigiendo respeto por la autonomía universitaria, por evitar justamente intromisiones groseras del clericalismo o de los gobiernos, motivó siempre el dialogo tranquilo y certero que le permitió ser reconocido por ser un hombre sereno y tranquilo pero firme.

Que mejor momento para rendirle homenaje al Molina educador que promovió y defendió la reforma universitaria, o al Molina político que promovió una cultura pública crítica y firmemente comprometida con la protección de las expresiones diferentes.

Extraña el país hoy a Gerardo Molina.

Mario López Viveros
Director Nacional de Relaciones Internacionales e Institucionales de la Universidad Libre en Colombia.
Coordinador de la Cátedra Gerardo Molina de la Universidad Libre.

Distinciones

Institución de educación superior sujeta a la inspección y vigilancia del Minieducación. Personería jurídica Res. 192 de 1946-06-27 – Ministerio de Gobierno

Contáctenos

Línea Gratuita Nacional 01 8000 180560

Directorio Telefónico    


Calle 8a No. 5-80.
Pbx: +57 (1) 3821000 Ext. 1035 - 1036
Calle 8 No. 5-80
Bogotá – Colombia